Miércoles, 18 Octubre 2017
Last News
Casa » "No tardes, conéctate hoy" lema del Día Mundial de la Artritis

"No tardes, conéctate hoy" lema del Día Mundial de la Artritis

12 Octubre 2017

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad inflamatoria sistémica crónica que se caracteriza principalmente por la inflamación del revestimiento o membrana sinovial de las articulaciones.

Esta enfermedad del sistema inmunológico, encargado de proteger y defender al cuerpo de virus y bacterias; afecta en este caso principalmente las articulaciones, más no exclusivamente. Aunque la AR puede iniciar en cualquier articulación, comienza con mayor frecuencia en las más pequeñas como los dedos, manos y muñecas.

El hábito de fumar cigarros hace que sea más alto el riesgo para este padecimiento, más que nada si se trata de personas con el epítopo compartido (EC), el cual corresponde a la secuencia glutamina-leucina-arginina-alanina-alanina (QKRAA) y se asocia a un incremento de la susceptibilidad a AR, así como a la gravedad de la enfermedad; debido a esto, las posibilidades aumentan entre 20 y 40 veces.

Incluso los especialistas señalan que esto puede ser un factor más determinante que la misma herencia: "muchos pacientes nos preguntan en el consultorio si la artritis reumatoide es una enfermedad hereditaria que vayan a padecer inexorablemente sus hijos". De acuerdo con la revista Reumatología Clínica de la Liga Internacional de Asociaciones de Reumatología, se estima que del 0.5 por ciento al 1 por ciento de la población mundial tiene la enfermedad.

En la publicación "Carga de la enfermedad, artritis reumatoide en América Latina: una perspectiva regional", se menciona que además de los factores de riesgo, genéticos y ambientales, recientemente se han identificado otros aspectos influyentes en la aparición de la enfermedad: exposición al tabaco, alcohol, infecciones y obesidad. En esta enfermedad, las células del sistema inmunológico invaden los tejidos de las articulaciones y provocan inflamación.

Las sustancias generadas por dichas células destruyen la arquitectura de las articulaciones lo que causa deformidad y limitan el movimiento de las mismas.

Cuando un paciente vive con artritis reumatoide, éste se enfrenta a un impacto social y económico; sin embargo, a pesar de que se conocen estas afectaciones no siempre son contempladas en el paciente, por lo que la enfermedad evoluciona cambiando radicalmente su calidad de vida y la de su familia. Hoy en día, se cuentan con tratamientos biológicos, que bloquean las moléculas encargadas de producir inflamación y destrucción articular, frenando la progresión de la enfermedad y brindando mejoría en la calidad de vida de los pacientes y previniendo deformidades articulares y por ende la discapacidad. Dentro de los costos directos, se encuentran: tratamientos, hospitalización, citas médicas, intervenciones terapéuticas, equipos médicos, fisioterapia, personal médico, entre otros. Los costos indirectos son difíciles de estimar, ya que resultan de la reducción de la capacidad de generar ingresos o disminución en la expectativa de vida.

Es un problema que padecen más las mujeres, con el avance de los años.