Martes, 27 Junio 2017
Last News
Casa » 62 muertos — Fuego sin control

62 muertos — Fuego sin control

19 Junio 2017

"Esta es una región que ha tenido incendios por sus bosques, pero no podemos recordar una tragedia de estas proporciones", aseguró Valdemar Alves, alcalde de Pedrogao Grande.

En la tarde del sábado, se desató un incendio en la localidad portuguesa de localidad de Pedrógão Grande por causas desconocidas.

"La información recogida hasta el momento en el lugar del suceso nos permiten pensar que, con un alto grado de certeza, la causa sea un rayo que alcanzó un árbol", dijo a la agencia EFE el director nacional adjunto de la PJ, Pedro do Carmo, quien precisó que será necesaria una investigación para confirmarlo.

El incendio forestal que afecta una zona del centro de Portugal causó la muerte de al menos 57 personas y 59 heridos, señaló hoy el secretario de Estado en el Ministerio del Interior, Jorge Gomes.

Al menos 18 cadáveres fueron recuperados de automóviles carbonizados, añadió Gomes desde el comando de la Defensa Civil en el término municipal de Pedrógão Grande, unos 200 kilómetros al noreste de Lisboa, una superficie de 128 kilómetros cuadrados en la que residen 4000 habitantes principalmente dedicados a la agricultura aunque también a la producción textil.

La situación ha sido definida por el primer ministro luso, António Costa, como "la mayor tragedia de víctimas humanas" de los últimos tiempos por un siniestro de este tipo en Portugal.

"Muchos murieron en sus coches mientras intentaban huir de las llamas", destacó Gomes en declaraciones a la prensa para dar una actualización sobre los incendios, que siguen activos hasta esta tarde pese a los esfuerzos de cientos de bomberos para combatirlos.

Las autoridades indicaron que del total de víctimas mortales 30 personas fueron encontradas en sus vehículos, repartidos en dos carreteras de Leiria que quedaron cercadas por el fuego.

"El número de personas heridas por el fuego también ha subido".

- 2003. Entre julio y septiembre, varios incendios gigantescos alimentados por una ola de calor arrasan durante semanas el centro y el sur de Portugal y dejan 20 muertos.

El gobierno de España envió dos aviones cisterna para ayudar a sofocar las llamas, aunque su labor se ha visto afectada por las malas condiciones atmosféricas.